El libro prohibido de Ripollet

Tú tambien puedes aportar tu granito de arena.

Archive for the ‘Revista Ripollet’ Category

Sentimientos prisioneros

leave a comment »

PisadasNunca he sabido manejar de forma acertada los sentimientos, ni he conocido a nadie con la habilidad o sabiduría suficiente capaz de hacerlo, y por tanto capacitado para dar un consejo o una pequeña guía adecuada al uso y desuso de tan preciado tesoro, sentir y transmitir los sentimientos a los demás. En este aspecto como en tantos otros me siento huérfano. Estoy  entonces ante otra situación en la que somos nosotros mismos “y nuestras circunstancias” los artífices de los éxitos y fracasos de nuestras acciones, donde el aprendizaje puede ser lento y sin garantía de ser correcto, y las “ostias” frecuentes y dolorosas.   Advertidos sobre los grandes pesares de manejar tan delicado valor, la mayoría de nosotros optamos por hacer uso escaso, limitado y superficial, de tan peligroso elemento, “el que evita la ocasión evita el peligro”, no usándolo, ponemos a salvo de agresiones nuestra frágil estabilidad emocional.

Sin embargo, estoy seguro, de que tomando esta actitud protectora, en cierta manera ridícula, limitamos sobremanera nuestra capacidad de sentir y vivir de forma plena, pero esto que resulta fácil afirmarlo sobre el papel, es extremadamente difícil ponerlo al descubierto ante los demás, aún de forma intima, descubrir los sentimientos es desnudar nuestros secretos, dárselos a conocer a los demás significa dejar flancos vitales para nuestra estabilidad a merced de cualquier veleidad malintencionada del prójimo.  Los sentimientos tienen cualidades que no caducan, cuando ven la luz, una vez desnudos, mantienen su integridad y su belleza para siempre.

Los sentimientos no causan daño, siempre son un bálsamo, significan placer, cuando nos los prestan o nos los dan.  Pero como elemento extraño, tiene una cualidad extraña, no permite  la traición.   El daño causado por los sentimientos cuando se utilizan como arma arrojadiza  no es causa del propio sentimiento, no podría serlo, es nuestro y jamás haría daño a su dueño y protector, es causa de la traición.  De la persona que arroja o rompe lo que no es capaz de usar ni de sentir, de quien tiene sus sentimientos prisioneros y  pretende jugar con los de los demás. 

Liberar los sentimientos es quizás la única manera de darle libertad a nuestras vidas ¿y que es la vida sin libertad?

Anuncios

Written by Celedonio Sepúlveda

abril 24, 2011 at 7:10 am

Publicado en General, Revista Ripollet

El olvido

leave a comment »

el-olvidoEl tiempo pasa, los minutos se amontonan sin espacio, sin apenas verlos llegar,  la oportunidad que estaba a nuestro lado, cansada, decide marcharse.

No encontramos el camino, tampoco recordamos que nos motivo a ponernos en marcha y también desconocemos cual es nuestro destino, solo sabemos que no llegamos a tiempo, la duda y el miedo nos traicionan, no sabemos cual de los caminos elegir, la brújula de la razón nos niega una oportunidad, su norte esta perdido. Posiblemente tampoco sirva de nada, cualquier camino sirve para no llegar a ningún sitio, y ninguno es bueno para estar parado.

Algunas situaciones tienen el poder de inmovilizarnos cuando más necesitamos andar, y estar quieto a veces no significa permanecer en el mismo sitio, en ocasiones es volver atrás, retroceder a espacios ya andados.

Es el, el olvido, de nuestro pasado, de nuestros fracasos, de nuestros amigos, de momentos, de paisajes de nuestra memoria, de surcos de nuestra vida pisoteados por donde corría el agua, y es el olvido, pero su otra cara,  el que nos recuerda que aun quedan caminos y es necesario moverse y andar.

Written by Celedonio Sepúlveda

abril 20, 2011 at 5:14 pm

Publicado en Revista Ripollet

La descolorida huelga general, los llamados antisistema y el día después.

leave a comment »

antisistema Era necesaria una llamada de atención a los poderes públicos, a todos, sin excepción, la forma posiblemente una huelga general, también hubiese sido valida una macro manifestación a nivel general seguida de cientos de comunicados de todas las asociaciones cívicas, sindicales y empresariales, más barato y mas efectivo, pero también más comprometido y por tanto no valido para cobardes y vividores de favores.

Ha sido una huelga anunciada, a termino, se anuncia y se realiza tres meses después, debe de ser un nuevo sistema sindical, que como ha quedado demostrado carece de efectividad reivindicativa y de fuerza.  La huelga ha llegado tarde y mal y con las consignas equivocadas.  Ha tenido que ser una reforma laboral hueca y vacía de contenido, incluso de peligro para los trabajadores, la causante primera de la convocatoria.  Craso error de quienes llevan demasiado tiempo dormidos en los laureles.  El peligro de los trabajadores es la no creación de empleo y la creación de empleo precario y eso no se arregla con nuestra gran reforma laboral, que como otras grandes leyes de esta legislatura son papel mojado y carnaza para perder el tiempo y el horizonte real.  Puro engaño.

La huelga se tenia que haber realizado por el aumento del paro, por la presión fiscal global, del gobierno, de las autonomías, de los ayuntamientos y ahora hemos de incluir las multas, por la falta de protección legal a las familias atrapadas en las hipotecas bancarias, por el desmadre del ladrillo, por la gran buffet de las entidades bancarias, por el abandono financiero de las pequeñas empresas, por el sistema de cotización de autónomos, por el anquilosamiento de nuestra economía gracias al aburrimiento y la proliferación de gabinetes técnicos que no cesan de tejer como consecuencia nuevas disposiciones, prohibiciones, normativas, reglamentos, contradictorios e irracionales entre ellos y que suponen un palo en las ruedas de nuestra economía. Con lo bello y efectivo que es lo simple.  Hay miles de motivos para decir basta, para gritar que queremos otra forma de vida, para reivindicar más tiempo con nuestras familias y con nuestros amigos y menos en las caravanas y en la búsqueda de aparcamiento, que necesitamos que el endemoniado estrés se relaje un poco, que el mundo gire más despacio y nos ocupemos de las cosas realmente importantes.  Esto si que merece una huelga y mil si es necesario, antes de que todos nos volvamos locos y un detonante ocasione motivos para la violencia.

Los llamados antisistema, que no sé si lo son, han hecho aparición en ese día en Barcelona, lo llamativo es que un grupo cada vez más numeroso de jóvenes sin siglas políticas conocidas se agrupen y actúen de forma violenta contra todo y todos.

Lo curioso y valiente es que la clase biempensante y acomodada ha sido unánime: más mano dura contra el gamberrismo. Eso es todo.

Yo creo, sin embargo, que ese gamberrismo es un síntoma y una consecuencia de nuestro tiempo, de lo expuesto anteriormente. Y haciendo un ejercicio de abstracción podemos situarnos en el otro lugar y pensar del mismo modo:  más mano dura contra el gamberrismo de los bancos, de la avaricia inmobiliaria, de los políticos irresponsables e incendiarios, contra el gamberrismo de la miseria, contra el gamberrismo de los desahucios, contra el gamberrismo de la guerras y del hambre.  Hay que estar más atentos a estos movimientos y no ser tan simplistas e hipócritas.

Al final quien ha hecho más destrozos??

Pero llego el día después, y la ilusión y el trabajo ni están ni se les espera.

Written by Celedonio Sepúlveda

octubre 2, 2010 at 10:03 am

He recibido este email

leave a comment »

payaso Ha  dicho la Vicepresidenta del gobierno que es indecente que mientras la  inflación es -1%,y tengamos más de 4.000.000 de parados, haya gente que no esté de  acuerdo en alargar la jubilación a los 70 años.

Nos gustaría transmitirle a esta “Sra. Vicepresidenta” y a todos los políticos, lo que consideramos  indecente :

INDECENTE,  es que el salario mínimo de un trabajador sea de 624 €/mes y el de un diputado de 3.996, pudiendo llegar, con dietas y otras prebendas, a  6.500 €/mes.
INDECENTE, es que un profesor, un maestro, un catedrático de universidad o un  cirujano de la sanidad pública, ganen menos que el concejal de festejos  de un ayuntamiento de tercera.
INDECENTE, es que los políticos se  suban sus retribuciones en el porcentaje que les apetezca (siempre por  unanimidad, por supuesto, y al inicio de la  legislatura).
INDECENTE, es que un ciudadano tenga que  cotizar 35 años para percibir una jubilación y a los diputados les baste  sólo con siete, y que los miembros del gobierno, para cobrar la pensión  máxima, sólo necesiten jurar el cargo.
INDECENTE, es que los  diputados sean los únicos trabajadores (¿?) de este país  que están  exentos de tributar un tercio de su sueldo del IRPF.
INDECENTE, es colocar en la administración a miles de asesores = (léase amigotes  con sueldos que ya desearían los técnicos más cualificados.)

INDECENTE, es el  ingente dinero destinado a sostener a los partidos, aprobados por los  mismos políticos que viven de ellos .
INDECENTE, es que a un  político no se le exija superar una mínima prueba de capacidad para  ejercer su cargo. (ni cultural ni intelectual.)
INDECENTE, es el coste que representa para los  ciudadanos sus comidas, coches oficiales, chóferes, viajes (siempre en  gran clase) y tarjetas de crédito por doquier.

INDECENTE No es que no se congelen el sueldo sus señorías, sino que no se lo bajen.
INDECENTE, es que  sus señorías tengan seis meses de vacaciones al año.
INDECENTE, es que ministros,  secretarios de estado y altos cargos
de la política, cuando cesan, son  los únicos ciudadanos de este país que pueden legalmente percibir dos  salarios del ERARIO PÚBLICO.

Haz que esto llegue al Congreso a través de tus amigos

ÉSTA  SÍ DEBERÍA SER UNA DE ESAS CADENAS QUE NO SE DEBE ROMPER, PORQUE SÓLO  NOSOTROS PODEMOS PONERLE REMEDIO A ESTO, Y ÉSTA, SI QUE TRAERÁ AÑOS DE  MALA SUERTE SI NO PONEMOS REMEDIO. esta en juego nuestro futuro y el de nuestros hijos.

Written by Celedonio Sepúlveda

septiembre 29, 2010 at 7:01 am

Señor alcalde estoy trabajando, para comer, por favor no meta el pie en la marmita.

leave a comment »

No ha de ser un hecho aislado, estoy seguro de cada uno de ustedes, siente, ha sentido o sentirá, la implacable incompetencia de nuestros gobernantes, incluso los que se dicen más cercanos.  Nunca como ahora, ni en los peores tiempos, me había sentido tan agobiado, incluso acorralado por “la tanta necedad” y por “la tanta incompetencia” ilustrada,  la peor que existe.  Estamos rodeados de ilustrados incompetentes carentes de bagaje vital, lo que les convierte en ilustres ignorantes, o déspotas ilustrados, perdón: Ilustrados déspotas democráticos.

10_inemLa uniformidad de las políticas municipales es causa del férreo control del sistema de partidos y la falta de ideas y compromiso de nuestros ediles, resulta más cómodo y menos peligrosos dejarse llevar por las consignas generales y dedicar el tiempo sobrante a faenas de futuro y provechosas para los fines más personales e íntimos. Por si acaso en las próximas no hay tanta suerte.

Hay muchas clases de trabajo, pero lo simplificare en dos grandes grupos, los que tienen un centro de trabajo fijo y los que el centro de trabajo es móvil, es decir nunca es el mismo y necesitan desplazarlo continuamente, representantes, vendedores, repartidores, instaladores..etc.

Si tu centro de trabajo es fijo, tienes un gran problema para llegar tanto si el transporte es publico como privado, si es privado hay uno añadido, aparcar. Las opciones son pocas pero entre la neblina se vislumbra alguna.

Cuando el puesto de trabajo es itinerante, la única opción es ir motorizado permanentemente, necesitas mover tus recursos contigo para ganarte la vida, veamos la odisea de un instalador que usted ha llamado para cambiarle la caldera.

Parte primera abreviada:

Llegamos a la calle de nuestro cliente, hemos tardado una hora y media en recorrer 11 km., no sabemos si nos han hecho una fotografía de las que cuestan 100 euros, porque sin ir veloces pero con las paradas y arranques, nuestro pensamiento estaba en planificar el trabajo y en hacer repaso de los materiales, y en estar muy pendientes del colapso circulatorio.  Hemos perdido una hora de trabajo y posiblemente nos caiga una multa por ir a 81 km. por la autopista.

La calle esta señalada como privilegiada por motivos electorales, es zona verde, no se puede aparcar ni pagando, un espacio publico como es la calle, por orden y gracia de un ilustrado se ha convertido en una finca particular.  No desesperamos, acudimos a las lecciones de yoga y superamos el inconveniente.

La calle de al lado a 300 metros, es zona azul, territorio publico de pago, y territorio de caza para unos señores vestidos de amarillo y provistos de magnificas PDAs.  Saco el volante de una hora (hay que llevar cambio o tarjeta de crédito) y traslado mi puesto de trabajo 300 metros arriba, herramientas, material y yo mismo.  Después de dos horas de tramites y avatares he conseguido llegar al trabajo.

Parte segunda, también abreviada:

Estoy en plena faena, las manos ocupadas y manchadas, la postura incomoda y concentrado en todo lo que me han enseñado para evitar accidentes, pero mi pensamiento de pronto se distrae del gran momento y me advierte del tiempo.  Mierda.  Toda mi obra, mi prudencia, mi concentración, la seguridad en el trabajo, queda al margen, el volante de una hora ha caducado, por tanto, según el señor alcalde ya soy un infractor, estoy delinquiendo y merezco una sanción.  Dejo el trabajo, la herramienta, lo dejo todo y salgo corriendo, no sea que la grúa…

Trato de explicarle al intermediario del alcalde, ese señor de amarillo, que estoy trabajando, que no estoy de fiesta, que me estoy ganando las habichuelas, pero no suelen entender los conceptos más básicos y responden que ellos están trabajando y cumpliendo con su obligación.  Por lo visto su trabajo y su obligación están por encima de mis derechos y mi obligación de trabajar, por lo visto sus hijos tienen más derechos que los míos.

Les indico que si su trabajo es meter la mano en mi bolsillo, que le parecería a él si yo la metiera en el suyo, parece enfadarse.  Creo que no entiende, porque no actúa.

Señor alcalde debe usted explicarme que derecho esta por encima del trabajo, de la obligación de un padre de velar por su familia.  Por favor usted que sabe tanto creando espacios de privilegio, explíqueme como debo realizar mi trabajo, cree una ordenanza para que mi trabajo y mi familia vivan en paz, en la misma paz y seguridad que vive usted.

Parte final

Me quedo con la multa, vuelvo a mi trabajo excitado y nervioso, además de cabreado y termino mi trabajo.

En el estatuto no he visto solución a este problema fundamental, ni de otros tan fundamentales para la vida real y diaria de las personas.

SEÑOR ALCALDE ESTOY TRABAJANDO. RESPETEME.

Written by Celedonio Sepúlveda

septiembre 18, 2010 at 3:13 pm

La delgada línea roja de la democracia

leave a comment »

linearoja Los telediarios no los veo por una cuestión de salud mental, pero cuando aún ojeo los periódicos, me sorprendo sobremanera, a veces incluso me enojo y la mayoría de las veces no entiendo.  Como es posible que no sea capaz de ver la grandeza del Estatuto catalán, como es posible que no entienda que trabajare menos, que pagare menos impuestos, que las autopistas serán gratis, que los radares me harán una foto pero solo de recuerdo, que los mozos me los encontrare en las rotondas para darme los buenos días, que podré ir a 80 por las rondas en vez de estar parado y todo ello por mi bien, que podre trabajar en Barcelona con mi coche y sacar algo más que para pagar las multas, que los recibos del agua, luz y electricidad serán justos y no reflejaran la incompetencia y el lucro de sus gestores, que la administración no me pedirá el padrón municipal si tengo el DNI actualizado, que por fin seré un primero un ciudadano y luego si cal una persona de la que desconfiar, y no al contrario como ahora que nada es valido si no esta conformado varias veces por fedatario publico u organismo, que posiblemente recibamos subvenciones para tunear el coche, que las obras de nuestra casa con suerte las financiara el Palau, que para ver los toros (no me apasionan, nunca he ido) tendremos que ir a España o Francia, que formaremos parte de una gran familia donde el gran ojo vigilara por nuestra identidad y nuestro compromiso, teniendo gran cuidado en que nadie salga del redil identitario y uniforme.

Disquisiciones aparte, quiero desgranar, la democracia con la que se elaborado el estatuto y el resto de las leyes y decretos leyes.

Partamos de convencionalismo tantas veces oído, la democracia es el mejor sistema de gobierno que conocemos y aceptémosle.  Como concepto es perfecto, pero las instituciones y el contenido se lo dan las personas, importante, las personas que eligen los partidos en función de lealtades y vasallaje, como decía un político de la transición el que se mueve no sale en la foto.  El no ser critico o mantener una disciplina fue algo muy oportuno y ventajoso en la transición, lo importante era una misma idea y un mismo fin, llegar al final de un periodo y gobernar en democracia, fue posible por la unidad de las voces y sobre todo por el carisma y el sentido común de los lideres del momento.

Piensen una transición con los políticos actuales, o en un equipo de redactores de la Constitución.  No tan siquiera es posible plantearlo.  La mediocridad y la falta de sentido político es lo que más abunda en la mal llamada clase política.

En el momento actual nuestro sistema político esta plenamente maduro, y necesita mecanismos que la protejan de todo lo contrario que en la transición.  Lo que atenaza a la democracia actual es la corrupción, la mediocridad, el inmovilismo y la falta de critica.  Ha de ser mas participativa y elaborar mecanismos para atajar los abusos de los gobernantes.  Cuatros años de gobierno incompetente o con personas faltas de capacidad o débiles pueden llegar a poner en cuestión la convivencia de forma muy grave.  Parece imposible pero es factible.  del mismo modo que nadie pensaba que tras tanta abundancia sucedería una época como la actual.

Se han de potenciar las listas abiertas, las elecciones primarias y hacer los partidos políticos abiertos y receptivos a las inquietudes  sociales, las reales.  También de han gestionar mecanismos para actuar de forma automática cuando un político pierde el norte, o cuando una institución sobrepasa la línea roja.  Nadie en este país, sea Agamenon o su porquero, tiene el mínimo derecho, repito EL MINIMO DERECHO, de poner en cuestión y menos en peligro el modelo de convivencia que los españoles hemos elegido después de una guerra y 40 años de sometimiento.  Se han de articular mecanismos de forma inmediata para devolver a su sitio a los políticos que no son dignos de representarnos, los que sobrepasan la línea rojo.

Y lo que no se puede permitir, ya lo he dicho muchas veces, es ser un déspota aprovechándose de la etiqueta democracia.

Written by Celedonio Sepúlveda

agosto 1, 2010 at 2:42 pm